ORACIÓN DE LA TARDE

Madre nuestra, en esta tarde quiero  acompañarte

junto a la cruz de tu Hijo, 

en tu dolor  aprender a permanecer 

en fidelidad y amor en medio de mis sufrimientos 

de cada día, dame Madre la fuerza 

necesaria para ser como Tu.

Oh María, eres la más tierna y la más dolorosa de las madres, sobre todo al ver al soldado traspasar el cuerpo santísimo 

de tu Divino Hijo, tú eres la abogada y la Madre de

todos nosotros, pobres pecadores. Sumérgenos en la

sangre y en el agua que brotan del Corazón Sagrado de Jesús, te lo suplicamos. Amén


Oh María, Madre nuestra,
Tú, la nueva Eva, has sido para el mundo perdido
 el comienzo de la salvación.

 Introdúcenos en la misericordia y el perdón que nos da
 tu Hijo en la Cruz, has que los hombres miren con
 amor al Corazón de tu Divino Hijo. Amén



¡Oh, Virgen bendita! ¡Virgen mediadora!
Toda nuestra esperanza está en ti. Te suplicamos nos
 descubras los tesoros del Corazón de Jesús
 traspasado en la cruz y que a su ejemplo vivamos

 en una profunda humildad. Bendice estos nuestros deseos
 y preséntaselos a tu Divino Hijo. Amén
.

Madre, que permaneces junto a la cruz
de tu Hijo Jesús, enseñame amar en el
dolor y la prueba, en este sufrimiento
que me aflije y que unido al de tu Hijo
sea fuente de gracia y me conceda
la fuerza para aceptarlo con alegría. Amén.


Madre en tu Corazón ponemos todos
los sfrimiento de mis hermanos, para que
seas tu el consuelo y nos ayudes a ser
fieles a nuestros compromisos cristianos
en medio de las dificultades de esta vida. Amén.

 Oh María, Madre mía, en esta tarde,

te miro junto a la cruz de tu Hijo y solo me

nace pedirte que me des esa firmeza en la fe

ante las dificultades que encuentro, para siempre

amar y no guardar rencor en mi corazón. 

Amén

Madre:

Tengo mil dificultades: ayúdame.

De los enemigos del alma: sálvame.

En mis desaciertos: ilumíname.

En mis dudas y penas: confórtame.

En mis enfermedades: fortaléceme.

Cuando me desprecien: anímame.

En las tentaciones: defiéndeme.

En horas difíciles: consuélame.

Con tu corazón maternal: ámame.

Con tu inmenso poder: protégeme.

Y en tus brazos al expirar: recíbeme. Amén

Formulario para pedir oraciones o
bien recibir más informción

foxyform






Contador web