SEMANA 2   

 

Orientación: Recuerda que esto es para prepararte para consagrarte a la Virgen María, por lo mismo es importante que la invoques con asiduidad y que sea la Madre tu modelo y tu guía en este camino.

 

TEMA:

DISPONIBILIDAD EN EL SERVICIO AL HERMANO: AMOR FRATERNO.

 

Te damos un texto bíblico que es el que marcará la semana:

Del santo Evangelio según san Lucas 

1, 39-45

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

 

Texto de Juan Pablo II

  “Creer quiere decir abandonarse en la verdad misma de la Palabra de Dios Viviente” (RM N14)

  

Durante la semana al texto del Evangelio acompañarás con un salmo:

LUNES

SALMO 103 (102)

MARTES

SALMO 100 (99)

MIERCOLES

SALMO 138 (137)

JUEVES

SALMO 122 (121)

VIERNES

SALMO 125 (124)

SABADO

SALMO 28 (27)

DOMINGO

SALMO 65 (64)


UNA ORACIÓN:  La misma que hizo la Virgen cuando visitó a su prima Isabel y se puso a su servicio:

 


PROPROSITO SEMANAL:

tener una actitud de servicio con los que nos rodean” como lo hizo la Virgen María.

Otra lectura:

Si el ángel dice a María que Isabel está en su sexto

mes, y al poco de esta notificación va la Madre a la casa

de Isabel y vi Evangelio agrega que «María se quedó

cerca de tres meses con Isabel» (Le 1,56), podemos deducir,

con toda naturalidad, que quedó en Ain Karim

hasta después del parto de Isabel.

De aquí emerge María como una joven delicada con

gran sentido de la servicialidad fraterna. Es fácil imaginar

la situación. Isabel está en estado de alta gravidez,

con eventuales complicaciones biológicas debido a su

edad avanzada; quedaba medio inútil para los trabajos

domésticos. Zacarías estaba mudo, «herido» psicológicamente.

Seguramente vivían ellos dos solos. La Madre

fue, para ellos, una bendición llovida del cielo.

Podemos imaginar a María, tal como siempre aparece,

atenta y servicial; podemos Imaginarla en las tareas domésticas

cotidianas: comida, limpieza, lavado, tejiendo

ropa, preparando todo aquello que se necesita para un

bebé, ayudando a Isabel en las delicadas tareas prenatales,

haciendo un poco de enfermera y un poco de matrona

—hay tareas que son privativas del mundo femenino—,

consolando a Zacarías con la misericordia del Padre,

preocupada en todo momento de los mil detalles

domésticos...

Fue la delicadeza misma hecha persona.

 

P Ignacio Larrañaga

 

 

Formulario para pedir oraciones o
bien recibir más informción

foxyform






Contador web