(ESTA PAGINA ESTÉ EN PREPARACIÓN)

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo: Vos que estás en búsqueda de la verdad y de la vida, que caminas por el mundo con todas tus inquietudes, siempre latentes. Que cuando paras y haces silencio, un mundo interior se hace notar agitado y no resuelto, con sed de eternidad y de luz. A vos que en el silencio de la noche te preguntas en la soledad el porqué y el para que de todo esto. A vos que caminas en el hoy de la historia tan violenta, desvariada y cansada.

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo: Tu eres la obra de Dios, saliste de sus manos creadoras y Dios mismo te hizo capaz de conocerlo, de amarlo, de acogerlo, de gustar de su vida y de su presencia y Dios mismo es tu origen y es también tu fin hacia el cual vamos.

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo: ¡Dios ha salido a nuestro encuentro! Durante siglos eligió y acompañó a su pueblo. Lo guio por medio de profetas, les dio reyes y sacerdotes e intervino en la historia salvándolo y guiándolo por el desierto a la tierra prometida. Dios hizo alianza con su pueblo y les dio su Ley que los instruyera y guiara.

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo: cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios Padre envió a su Hijo al mundo, nacido de mujer, nacido bajo la ley para rescatar a los que estábamos bajo la ley y recibiéramos el ser hijos por adopción. Él obró signos y milagros, nos enseñó con su vida y doctrina y nos guio como Camino a la Vida.

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo: Jesucristo dio su vida en la cruz como ofrenda al Padre para librarnos de la muerte y del pecado. El que era de condición divina no retuvo ávidamente el ser igual a Dios, al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo pasando por uno de tanto, siendo obediente al Padre hasta la muerte y muerte de cruz.

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo: ¡Dios resucitó a Jesús de entre los muertos! En El la muerte y el pecado fueron vencidas. Ésta es nuestra esperanza y la razón de nuestra fe. Que en Cristo nosotros vivimos y viviremos para siempre en la gloria con El. Hacia ahí nos encaminamos.

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo: Ahora, en este tiempo de la historia que nos toca vivir podemos en Cristo vivir plenamente la alegría, el gozo y la paz de estar incorporados a su vida por el bautismo, siendo hombres nuevos. Transformando este mundo en un lugar de paz y fraternidad desde la experiencia de Dios que es Padre y que todo dolor, muerte y desesperanza tiene un sentido nuevo en el Rostro del Cristo Crucificado y Resucitado.

A vos, hermano y amigo, compañero de camino en la vida te digo:  Dios ha salido a nuestro encuentro, ha tomado rostro humano en Jesucristo y se ha entregado en la cruz, donde nos ha dado su Espíritu para vivir un encuentro con El, que vive eternamente, para que nosotros tengamos vida en abundancia.

Formulario para pedir oraciones o
bien recibir más informción
foxyform






Contador web